Esta actividad no es algo a lo que nosotros en Chile estemos acostumbrados o por lo menos yo no tenia idea de esto en Valparaíso. La recolección de frutas varias es acá una actividad estacional recreativa que ocurre durante el periodo de cosecha en areas en dónde se cultivan en granjas. La mayoría de las granjas comercializan esta actividad, ya que tienen unos campos enoooooormes, por lo menos acá en New Jersey y New York, una de las mas famosas es la recolección de manzanas y calabazas.

Las granjas se abren al público, permitiendo así que cada persona pueda recolectar sus propias manzanas, en algunos casos en donde las granjas producen otras frutas, verduras incluso flores, puedes recolectarlas de igual manera por un precio diferente. Además, puedes encontrar actividades adicionales, como zoológico, restaurantes, tiendas de campo, zona de picnic y lugares para celebraciones privadas.

Muchas personas realizan esta actividad para cocinar los famosos pie de manzanas, preparar sidra u otros.

Como yo no quería ser menos, decidimos agendar una visita antes de que terminara la temporada y se juntara con la de recolección de calabazas (para el proximo año), por lo que pregunte sobre recomendaciones de granjas cerca de NY o NJ para visitar. Una de las cosas que más he aprovechado son los grupos de mamás de Facebook, estoy en uno de mamá de la ciudad en donde vivimos y déjame decirte que puedes encontrar de todo y SIEMPRE va a haber alguien que te va a responder tus preguntas, sea cual sea.

Finalmente decidimos ir a la famosa granja ALSTEDE FARM, sin darnos cuenta, esta granja es de dónde compramos la mayoría de nuestras verduras de la feria. La granja esta ubicada en el vecindario de Chester en el condado de Morris en New Jersey. Esto queda a una hora y media app desde nuestra casa, por lo que decidimos arrendar un auto para poder disfrutar todo el tiempo que quisiéramos y aprovechar de pasear por los alrededores.

Como el clima es un poco engañoso, el día que teníamos preparado el paseo se puso a llover por lo que decidimos cambiarlo para la semana siguiente, ya que mi idea principal era tomar fotos y pudimos hacer esto, ya que los tickets para la granja estas disponibles el día anterior.

Para comprar los tickets debes ingresar a su página web y seleccionar la pestaña «Pick your own», acá vas a encontrar diferentes opciones de tickets de acuerdo al producto que quieras recolectar y el tamaño de la bolsa o caja que quieras llevar, ojo que algunos tickets tienen incluidos dentro del precio la recolección de otras frutas/verduras. En nuestro caso escogimos la opción de una caja de 5 a 10 lb de frutas y vegetales ($30 USD app), que incluía manzanas, flores silvestres, berenjenas y papas.

Al llegar a la granja, lo primero que nos tocó fue estacionar el auto en una explanada llena de vehículos, con los típicos acomodadores de autos (que no te cobran ni uno y tampoco te amenazan) y cuando nos bajamos hacia un friiiiiiiiiio, hija mía me arrepentí de no haberme puesto pantalones, pero una siempre digna… ahi me veía cagada de frio caminando, pero con la media pinta pensando en las fotos jajjajajajjajajjaja, lo único que me dio un poco de pena, fue que la Rafi igual iba con vestido, pero le había llevado una parka menos mal, sin embargo en unos 15 min creerán que se despejo completamente.

Una vez en la entrada, debíamos mostrar los tickets y te entregaban tu canas, el mapa y una pulsera… aaaaaaaaños sin tener una de esas en mi muñeca, desde el Ruta Ibiza en verano más o menos jajajajajajajajja caída del carné.

Como se había despejado decidimos iniciar el paseo por el laberinto de Girasoles, se veía muuuuuy bonito desde afuera y casi todos decidían partir por la manzanas, así que tuvimos el camino para nosotros por un buen rato, pudimos parar para tomar fotos, mostrarle a Rafi los girasoles, las abejas que estaban polinizando y dejarla caminar entre los girasoles, que por lo demás eran altísimos o quizás yo en mi ignorancia como nunca había visto como crecían estaba muy sorprendida.

Al terminar este camino, decidimos ir a buscar las manzanas, que quedaban justo a un costado.

Lo bueno de este lugar es que es espacioso, por lo que no te topas con la gente, ademas que fuimos en una temporada baja para las manzanas, ya que estaba terminando, sin embargo, había mucha gente que iba en búsqueda de calabazas, ya que estábamos a una semana de Halloween, pero aún así, no nos topamos con gente tan cerca nuestro.

Rafi sin entender donde estábamos o a que íbamos, naturalmente se fue de piquero a las manzanas, ademas que estaban muchas de ellas a su altura, por lo que estaba ideal para que ella misma se animara a recolectarlas, sin embargo, la teoría es una cosa, porque en la práctica, se tiro a recoger las manzanas del piso, que estaba feas e incluso algunas de ellas mordidas, motivo no suficiente para no probarlas jajajajajja, así que después de un par de gritos y charchazos jajajajajajjajaj (broma) entendió que debía sacarlas desde las ramas del árbol.

Mientras Rafi se tiraba a comer las manzanas sin discriminación, el pobre Andrés iba detrás de ella para evitar que las comiera sin antes limpiarlas o ver que estuvieran buenas, lo que era yo estaba tomando tantas fotos podía, porque la verdad que el lugar era precioso para fotos, para mi gusto era como de película, así que aproveche lo que mas pude para intentar documentar ese día.

Hasta que llegó mi turno, porque obvio que el camarógrafo nunca aparece y yo no me había matado de frío con vestido para no tomarme aunque sea una foto, aprovechando además que hace unos días nos habían confirmado que el bebé que viene en camino es niño, era una buena oportunidad para una foto bonita y presentarlo en sociedad. Debo decir que el lugar ayuda MUCHISIMO para una buena foto, sin embargo, llevo años entrenando a mi marido para que saque lo mejor de mí en las fotos, porque heeeeeeeeja mía que me tomaba fotos pencas al principio y uno sera fea, pero siempre hay un ángulo que la favorece a una… siempre diga.

Ya cuando cachamos que la Rafi podía esta comiéndose la hilera completa de manzanas, decidimos ir a ver el resto de los campos de frutas y verduras. En el camino encontramos el campo de calabazas, el de flores silvestres, blackberries y choclos, pero decidimos ir al de las papas, porque venían incluidas en la entrada jajajajajajjaja.

Finalmente queríamos terminar en el campo de las berenjenas, solamente porque en el camino vimos a unas señoras que las llebaban y se veían maravillosas, yo que no como, me dieron ganas de probarlas, porque eran enormes y brillaban espectacularmente, sin embargo la flojera nos ganó y decidimos volver, porque quedaban bastante mas lejos y yo ya no estoy para andar sacrificándome tanto jajajajjajaj la energía la estoy dosificando.

Ya de vuelta en la entrada principal, nos dimos cuenta de que mucha mucha gente estaba haciendo fila para visitar los campos de maíz que realmente eran unos laberintos, así que al parecer esa era la maxima atracción, nos hubiera gustado ir, pero la verdad que ya estábamos cansados de tanto corretear a la Rafi.

Antes de salir debes pasar por unas casetas en donde debes mostrar que es lo que llevas y si corresponde a tu ticket, en caso de llevar algunos productos adicionales que no están considerados debes pagarlos, ya sea con tarjeta o con efectivo. Los preciosos no son caros, la verdad y lo más entretenido es que tú mismo puedes cosecharlo.

Una vez que ya sales del reciento, te encuentras con una especie de granja en donde puedes darles de comer a algunos animalitos, obvio que por la módica suma de una par de centavos, pero para los niños es algo super entretenido. También encuentras el sector para hacer eventos privados, para almorzar y un par de tiendas para comer, no mucha variedad , pero algo es algo y bueno, la gran mayoría de los productos son de la misma granja. Lo otro que encuentras es un puesto tipo feria con todas las verduras, más lindas y apetitosas, para su venta, por lo que si te quedaste con las ganas de cosechar alguna o quieres llevar algo para la casa, ese es el momento y lugar para hacerlo, ahora me imagino que los precios deben ser un poco más alto de lo normal.

Y bueno, esa fue nuestra visita, me encantó el lugar por leeeeeeeeejos, creo que es una experiencia bonita, pero no se si es algo para hacer todas las temporadas, ahora, ésto lo escribo teniendo una guagua de casi dos años que no cacha nada, pero quizás el próximo año quiera hacerlo porque sus amigas también lo hacen y quien sabe si se vuelve una tradición familiar Diaz Soriano.

Si andas de visita por estas fechas en NJ o NY es una buena opción para hacer algo fuera de lo común, fuera de la isla y además te permite conocer otros pueblos y disfrutar de el hermoso paisaje hasta estos lugares…. vale la pena.

Como siempre, si tienen alguna duda o consulta, me escriben.

Cariños,

Fer.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s